jueves, 17 de abril de 2014

Huevos de Pascua.

Ya sabéis que me gusta tener detalles, hacer cosas con los peques que me rodean.
 
 
Y ya sabéis la ilusión que me hizo ser madrina, pero ¿y si eres pequeño y no tienes madrina? ¿quién te regala un huevo?
 
 
Me encanta el chocolate (de entrar en coma, eh), pero me daba una alergia tal que, a parte de tener unos ronchones de explotarme media cara, me quedaba medio muerta, pero me debí inmunizar, porque claramente no iba a dejar de comer chocolate.
 
Asi que quería regalar huevos a espuertas y ventanas, jajaja. Vale humor absurdo totalmente Pichu and Friends, como lo del tiburón-tiburOFF


Voy 3 veces al año al Ikea, en alguna nos acabamos divorciando, os lo digo. La próxima semana os cuento lo que compramos para esta temporada.
 
 
Bueno, que me disperso.
 
 
Compramos huevos para pintar, decorar y rellenar.
 
 
No, en Ikea no compré el chocolate, estaba muy caro y luego fuimos a Lidl. Ambos negocios siguen sin patrocinarme, cosa que no entiendo porque mis post salen por encima de su página en Internet, pero en fin, su departamento de comunicación y marketing no sabe nada de posicionamiento SEO.
 
 
Son unos caramelos y chocolates (conejo y huevo) que me pirran.
 
 
Las gominolas de conejos blanquitas y amarillitas como saliendo de cascarón sí la compramos en Ikea, que estaban genial de precio.
 
 
Así quedan rellenos con todo.
 
 
Le puse cartulinas y cola de ratón, por si no teníais limpia pipas, que son los spagettis duros esos que forman parte de las orejas del huevo de plástico.
 
 
El huevo de plástico duro de la primera foto es de una máquina de esas de bolas con chorradas de 1€. Hugo siempre saquea a los amigos de mis padres cuando va a Benavente y yo, como buena Diogenista recoge mierdas y chorradas, voy guardando para los días que necesito para una fiesta, para un día del porque sí o para decorar y no gastar dinero en plan Home economist.
 
 
Os dejo cositas que vamos a hacer estos días, que aunque en vacaciones y fines de semana podamos ver tele, tenemos que estar entretenidos. Éstas son de Tiger que son baratas y monísimas, me gusta hacer cosas con Hugo.

Rotus mágicos (del Lidl), arcilla (comprada en el chino), pintura de dedos y pintura de pincel (de Ikea también).
 
 
Os aseguro que Hugo tiene y puede hacer cosas solo, de hecho, no soy la mujer orquesta con él y no le tengo actividades por horas y minutos. Pero vamos, si en seis días no saco un rato con mi peque me parecería un Pecato, la verdad. Ya os contaré en un post un par de reflexiones que tengo de algunos artículos, post que últimamente veo y que hacen que me descojone que somos muy perros y muy vagos, pero al final justificamos nuestras perrerías y limitaciones en excusarnos en post de la libertad infantil y chorradas varias.
 
Pues lo dicho, bichos.
 
Felices días de Pascua, nosotros estamos por aquí y volvemos intermitentemente estos días, gracias al cielo tenemos mucho curro, porque el viernes curramos a lo loco por ejemplo y ya os contaremos cosas, proyectos, aventuras, historias y todo, después de fiestas de guardar, que tenemos un montón de millones de cosas que contaros y con muchos nervios, pero muchos, muchos.

Besos.

 

martes, 15 de abril de 2014

La penitencia.

Todos sabemos que estamos en la semana de la Pasión, y pasión es la que puso Hugo el año pasado.

Para el que no lo sepa, yo soy de Benavente, un pueblazo de Zamora y, para el que tampoco lo sepa, la mejor Semana Santa del mundo sin duda alguna es la Zamorana, te lo digo yo que he visto casi todas. Podría discutir razonadamente sobre este tema durante horas, pero simplemente es un axioma, es algo irrefutable y punto. Jajajaja

 

Los días de Pascua del año pasado, Hugo disfrutó por primera vez de las procesiones. A continuación paso a resumíroslo, pero básicamente fue un UUFFFFF, sofocos tengo aún con sólo recordarlo (aunque también es verdad que me río un poco).

Aparecemos en mi pueblo en plena Semana Santa y vamos a ver las procesiones. Situaros: noche cerrada, silencio sepulcral (ni pipas se comen) y Hugo ve a su "Banda", es decir, a la Cofradía del Santo Entierro y la Vera Cruz y, a grito pelao, suelta: "Mamáaaaaaaaaaaaa, los amigossss de Batmannnnnnnnnn".  Claro, van de negro y tienen capa. Son increíbles, llevan lanzas del poder y luces. Se le salían los ojos de las órbitas, estaba desencajao.



Conseguí callarlo como buenamente pude, le tapé lo boca y, cuando parecía que se calmaba, apareció la Virgen, de repente mi hijo se soltó de mi mano y en mitad de la Plaza de Santa María empezó a gritar, metido en mitad de la calle: "Batichicaaaaaaaaa, vieneeee Batichicaaaaaaa". Yo no sabía por dónde salir de la procesión, por dónde salir del pueblo (del país, del continente,...) para que nadie me relacionara con semejante hereje y que, lo más importante, mi padre no se enterara de semejante ultraje. Si yo no tengo nada que ver con los nórdicos, yo no tengo un hijo rubio y mucho menos tan friky...



 

Conseguí salir del paso (nunca mejor dicho) como buenamente pude, pero mientras íbamos por la calle él aún seguía alterado buscando por todos lados a los amigos de Batman y a la Virgen, digo, Batichica.  Decido que sería mejor seguir las procesiones desde el balcón de casa de mis padres, no corríamos ningún tipo de "peligro". Nos subimos y empezó la gente con sus saetas y cánticos alegóricos, justo cuando el paso iba a proseguir su camino mi hijo empezó: "Aiiiiiiiiiaiiiiiiiiiiii, Chiiiiipiroooonnnnnnnnnnn, todoooossssss lossssss díassssss sale el solll Chipiroooooooonnnnnn".


La canción en cuestión es de las dos que se sabía de su repertorio (antes de descubrir La Kalabaza de Pippa). El chipirón, con ese tono saetero que le dio, os aseguro que quedó una canción de lo más bucólica, el tema del sol quedaba genial. Os prometo que amordacé al niño.

Este año lo he soltado en el pueblo dos días sólo y yo me he quedado en Madrid, por lo que pueda pasar...



Mi hijo este año, después de dar insistir reiteradamente, ya tiene su medalla del poder. Ah, nos la ha puesto el Obispo, así que señora profesora de religión de mi hijo, ¡tenemos que aprobar ya!

¡Y que Dios nos pille confesaos para la próxima!

Besos.

lunes, 14 de abril de 2014

Tan absolutamente espectacular.


Odio a la gente que sólo tiene dinero, que es tan miserable que sólo puede vivir con eso.
Odio a la gente que no es humana, que ve las cosas y que no actúa.
 
(Imagen de www.unidosporadrian.com para ayudar a un peque)



Para el que no le salga el vídeo directamente: http://youtu.be/4dRpo67wHII


No puedo entender a la gente que ve situaciones y gira la cara.
No puedo entender a la gente que no le enseña a los niños valores de amor y de cariño, de actuar y hacer, de respeto, de gratitud, de civismo.
No puedo entender que aparques en tercera fila molestando a otras gente.
No puedo comprender que veas situaciones cercanas y no hagas nada.
 
Entiendo que cosas se nos escapen a todos de las manos, pero las que vemos en el vídeo las podemos hacer todos, y las vemos, y mucha gente no es que no haga ninguna, es que ni se le ocurriría.
En serio, ¿no te gusta ayudar, no te gusta hacer sonreír e ilusionar a alguien? De verdad que es muy fácil, a veces con dinero, otras con cosas, otras con un consejo sencillo, otras con un trabajo, con un ofrecimiento, con una palabra,...
A veces nos callamos sabiendo solucionar un agobio o un problema de los demás y, perdonadme la expresión, eso es de ser muy muy mierda. Si está en tu mano y, por vaguería o pasotismo, no lo haces me das mucha pena.
Tenemos que vivir juntos y lo podemos hacer muy bonito, desde muy cerquita y todos sabemos cómo.

¡Muévete, coño! Emociónate con lo bonito que queda al hacerlo.

Besos.