jueves, 3 de septiembre de 2015

Ramos Pinto.

Las fresas no están de temporada, pero como nuestras flores y nuestros frutos no se estropean que no nos digan que no podemos llevar en nuestro ramo  lo que podamos imaginar.

Me encantan las fresas y me encantan cómo quedan entre negros, como nuestro ramo maléfica, pero con fresas engaña, ¿verdad?

Nos negamos a que os digan que todas las novias y todas las bodas son iguales. ¡Mentira! Para eso estamos nosotros, y para dejarlos con la boca abierta y que además podáis conservar por Siempre Jamás vuestro Ramo de flores y recordar así vuestro sueño, envuelto entre cintas de colores.



 De Granadas en rojo o manzanas.


Otras frutas diferentes, que os enseñaremos en breve, y que el año pasado inauguramos llevando a esta feria, entre mandarinas, melocotones y piñas.
En unos días os enseñamos los siguientes ramos de frutas, que son sanísimos. Jajaja.


Os lo había enseñado sin tul, pero no pude resistirme a este color y me he quedado un pliego de tela para haceros uno con tul, para iros enseñando lo que lucen los lilas.


Un solo tono.


Con destellos entre cristales y con distintas telas increíbles de colores.


Me niego cuando me dicen que el negro no es un color de novias, todos los colores son de novia, si la novia eres tú y cuentas con nosotros. Tu color es el color de la mejor novia del mundo, de verdad, que esa eres Tú.


Y ya sabes lo que dicen los cuentos de Luna sobre Las perlas, si el día de tu boda llevas una, luego sólo llorarás en tu vida de casada de felicidad. Arriésgate, merece la pena ser distinta.

Rompe las reglas y las supersticiones con nuestros cuentos y con nuestros diseños únicos.


Ya te veo con un zapato negro, rozando el cielo. Me gustan las novias de negro, me gustan las novias que llevan algo negro y se ponen alguna flor negra.



Si quieres ver nuestras creaciones en directo, puedes verlas en Pinto (Madrid) este fin de semana en el Stand de Burbujas y Aromas que venden nuestra marca, además de otras cosas y detalles increíbles. Podrás apreciar lo que aquí os enseñamos y más cositas, pero tendrás que acercarte. Sino, también puedes verlos de modo permanente en su tienda en la calle comercial principal de Pinto, en la Calle Hospital, 16 local 1. Además que podéis ver nuestro catálogo y un montón de ideas de diferentes productos maravillosos.

El acceso a la feria es gratuito y estarán sábado y domingo en el Pabellón Príncipe de Asturias.


Nuestras redes sociales nos hacen estar a vuestro lado. Si váis por allí, sacaros una fotillo y nos la enseñáis, prometo recompensaros, jajaja.

PINTEREST
FACEBOOK
INSTAGRAM
TWITTER

Escribidnos o llamadnos: algodondeluna@gmail.com o 606619349.

Pasad un día increíble.

Besos,
Luna.

miércoles, 2 de septiembre de 2015

Atardeceres.

Empiezo septiembre siempre de un modo muy fuerte y necesito varias cosas, la principal va a ser esta.

A veces no nos arrepentimos de cómo somos.




A veces no podemos dar más, porque lo hemos dado todo.



A veces no podemos más.



A veces creemos que lo hemos intentando todo. Pero darse cuenta de que no es así, que te faltan cosas y tienes carencias es... pues eso.



Sólo he visto dos atardeceres contigo, uno en Camboya y otro en Menorca.


El atardecer más triste de mi vida. Darte cuenta de tus limitaciones y de tus carencias es horrible, máxime cuando en todos estos años no te has dado cuenta de que cada atardecer se va y no vuelve.


Y si ni siquiera sabes que lo podías disfrutar o no haces por ver alguno con esa persona que tienes al lado creo que es todavía peor que lo que yo he sentido.


Me quedé vacía, inmensamente triste. Me entristecí tanto que no quería levantarme de aquella piedra, como si al hacerlo y no ser consciente de lo que había descubierto lo fuera a perder por siempre jamás y ni me moví, tenía miedo a moverme.


Permanecí allí inmóvil mucho tiempo, creo que no demasiado, sentí que si lo seguía viendo llorando, lo vería sola. No es bueno llorar al lado de alguien.


Y al levantarme sólo podía decir, lo siento.






Lo único que no he hecho, lo único que me queda por decirte es que quiero vivir cada atardecer a tu lado, si es sin lágrimas.

Luna.

martes, 1 de septiembre de 2015

ElectroFitnes con Iván Perujo, el entrenador de los famosos.

Reconócelo, te has puesto trocho en las vacas y lo primero que has dicho es que el día 1 de Septiembre al Gym y un montón de uff y excusas que odio a muerte. Os cuento lo que yo hago.


Deja de ser un flojo y cuídate.


Llevo dos años sin tiempo de nada (bueno, más de dos años), había empezado a hacer spinning y esos 45 minutos diarios me encantaban, no por el deporte que lo odio, si no porque así no curraba un rato, pero luego ya no podía sacar ni 45 minutos a la semana, tampoco para correr.






Me hablaron de hacer deporte 25 minutos a la semana y que sirviera de algo, obviamente mejor que no hacer nada, luego a los meses me enteré de quién era el dueño del chiringuito. Todas las semana me electrocuto, he leído que puede perjudicar, pero a mí me va de lujo, eso sí, yo no me mato cada día con descargas. Hago lo que me mandan y recomiendan y cómo he de hacerlo.










Yo ya me bajo cambiada, tan sólo me colocan el arnés y el chaleco húmedo (para conducir mejor la electricidad) y así no pierdo tiempo (yo y el tiempo, qué cruz).








Esto es el deporte que hago a la semana.



Me gusta porque ejercitas todas los grupos musculares en 1 sesión, os prometo que es un palizón tremendo, pero a mí me compensa por precio y tiempo. Haces diversos ejercicios mientras recibes pequeñas descargas para estimular aún más el músculo.



Miro a los famosetes y me digo, ¡yo también! Jajaja.





Empecé a ir antes de adelgazar mis cuatro tallas y os prometo que, aunque más gorda, estaba dura y eso era lo que me importaba. Ahora, con 4 tallas menos, me importaba no estar fofa y creo que lo he conseguido.

Antes de los 40 me he propuesto tener un buen culo y hace un año que aprendí a comer, ahora tengo al menos que mantenerme o hacer algo, que no es poco.


Yo ya sabéis que soy de insultarme, pero insultar al profe por lo que te duele o hace es genial, desahoga mucho, jajaja. Ya lo dice mi madre, yo nací cansada.





Cuando agarro los TRX o suspensorios del amor que llamo yo (es irónico, son cuerdas del demonio) me acuerdo de Kira Miró y me digo, Go Lunita Go. Las sentadillas bien hechas provocan que cuatros días después siga teniendo agujetas, no exagero.

Y bueno, que yo voy a este centro de Iván Perujo y que voy a seguir, que estoy muy contenta.




Lo mejor es el final, yo amo los 5 minutos tumbada con el anticelulítico. Sabéis que tampoco me doy ninguna crema ni me cuido ni ná, pero este año prometo hacerlo. Preparación treintañera.

Uf, me duele hasta verlo y hoy me toca...
Es el principio del comienzo. Las excusas te las inventas tú.



Un besazo,

Luna.


PD: La entrada no está patrocinada por la marca en cuestión.